Logopedia

La logopedia trata un amplio abanico de trastornos relacionados con la voz, el habla y la comunicación. Además, también puede ayudar a las personas con dificultades para tragar.

Esta terapia sirve tanto en el caso de niños con problemas de lenguaje o audición como en adultos que padecen las consecuencias de un traumatismo craneoencefálico, de lesiones neurológicas o de enfermedades relacionadas con el envejecimiento.

Los tratamientos se diseñan en función de cada patología. En algunos casos, consistirán en técnicas para evitar que la persona se atragante al comer o al beber. En otros casos, se centra en mejorar las habilidades de comunicación oral para que el paciente logre hablar con seguridad y claridad.

La logopedia trabaja en común con otras disciplinas, ya que las causas y los problemas del habla y el lenguaje pueden ser muy variados. Las áreas afectadas pueden ser la audición, la pronunciación, la disfagia, entre otras. Las causas pueden ser físicas (enfermedades o traumatismos) y también psicológicas.

Una vez diagnosticado la persona, se valoran sus necesidades y se aplican técnicas para alcanzar los objetivos planteados.

Las técnicas de logopedia son eficaces en cualquier persona con dificultades comunicativas congénitas o adquiridas. Los trastornos más frecuentes que se tratan son los siguientes:

> Problemas en las cuerdas vocales causados por pólipos, nódulos o tumores.
> Dificultades para articular sonidos, como dislalia, disartria o disfemia.
> Retraso en la adquisición del lenguaje.
> Trastornos del lenguaje, como dislexia o afasia.
> Dificultades en la audición, que afectan a la capacidad para pronunciar fonemas.
> Problemas de deglución, como la disfagia.


La logopedia abarca todo el proceso de la comunicación humana, tanto la comprensión y expresión del lenguaje verbal y escrito como la comunicación no verbal o las funciones auditivas y visuales.


Por este motivo, en algunas personas con discapacidad física, intelectual, cognitiva o sensorial se plantea la necesidad de emplear sistemas alternativos de la comunicación (SAAC). Estas formas de expresión, distintas al lenguaje hablado, tienen como objetivo mejorar la comunicación para que los pacientes tengan mayor autonomía y calidad de vida.